jueves, 3 de septiembre de 2009

«Pero la verdad es que tú estas conmigo»

Señor, a veces me siento débil en mi cuerpo,
en mi interior, en mi relación con los otros.
Siento que cualquier persona o cualquier cosa
pueden hacerme daño o doblegarme.
Pero la verdad es que tú estas conmigo.
Necesito que penetres con tu fuerza creadora
todo mi ser.Arranca de mi todo sentimiento negativo
que me debilite por dentro.
Purifica mi interior de toda confusión
que me haga sentir íntimamente frágil.
Llévate todas las cosas muertas que ocupan mi interior
y no me dejan entregarme a la vida.
Renuncio a todo lo que ya murió y me lanzo hacia adelante
con la pujanza del Espíritu Santo.
Señor, con esa potencia que creó todo lo que existe,
llena de vigor mi existencia,
para que experimente tu poderío divino que me protege
y me fortalece cada día. Amén.

iglesia.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Artículo de la semana:

La ausente del Siglo XXI: La Voluntad

El siglo pasado estuvo lleno de vicisitudes y guerras. La voluntad y la reflexión constituyeron columnas vertebrales en las generaciones q...

Traductor

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *