domingo, 6 de septiembre de 2009

«Quédate, Señor, porque anochece»

Víctor Manuel Fernández
Era una noche de dulce calma, con una suave brisa cálida y un cielo despejado. Yo caminaba por una calle tranquila y silenciosa. El día se había terminado dejándome una mezcla de temores, cansancios, remordimiento y vacío interior.ba mirando con asombro la multitud de estrellas y me maravillaba imaginando la inmensidad de ese universo interminable y la gloria luminosa del Creador infinito, que se refleja en su obra. Luego, comencé a sentir de alguna manera la presencia de Jesús caminando conmigo.
Me vinieron a la memoria las estrofas de una canción y comencé a cantarla. Nadie me escuchaba, sólo él: “«Quédate, Señor, quédate conmigo, quédate...».

Mientras cantaba comencé a experimentar que él, el Infinito, me estaba escuchando a mí, una pequeña criatura que le estaba pidiendo: «quédate conmigo». Y era como si mi indigencia le clamara: «Por favor, no me abandones, no dejes de protegerme, te necesito, me cuesta la vida. Quédate conmigo».

Y seguía el canto: «Quédate, soy un peregrino. Quédate, Señor, largo es el camino». Y comencé a recordar cuántas cosas había vivido ya en la vida. Cuántas caídas, cuántos cansancios, cuántas impotencias, cuántas luchas y cuántas veces él me había sacado del pozo.

«Largo es el camino» cantaba, y pensaba que quizás quedaban por delante todavía muchas luchas, con menos juventud, con menos ilusiones, con menos salud. Y por eso sentía que la súplica brotaba con más fuerza y me conmovía volver a decirle: «Quédate, Señor, largo es el camino».

Y seguía el canto: «Seré mendigo de tu pan y de tu vino». Y entonces me conmoví hasta las lágrimas y sentí que él me estaba hablando otra vez y me volvía a llamar: «Sígueme».

Descubrí entonces que el Dios infinito y poderoso que se reflejaba en el universo espectacular era el mismo que se hacía tan pequeño cada día en la misa, en la apariencia de un pedacito de pan. Y yo, su mendigo, lo recibía cada día para enfrentar este largo camino de peregrino. Y sollozaba cantando: «¡Quédate, Señor, quédate conmigo!».

A partir de aquella noche, ese mendigo frágil ha pasado sus días ansiando el momento de la misa, para recibir el pan de los peregrinos; porque allí se hace presente el Dios de amor infinito que quiso quedarse con nosotros para enfrentarlo todo.

iglesia.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Artículo de la semana:

Argumentos pro aborto

En un artículo publicado en la revista científica Public Discourse de The Witherspoon Institute, se explican 10 de los peores, pero más us...

Traductor

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *