jueves, 7 de enero de 2010

La alegría de darse a los demás

Madre Teresa de Calcuta

Yo no pienso nunca en términos de muchedumbre en general, sino de personas.

Si pensase en muchedumbres, no empezaría nunca.

Lo que importa es la persona.

Yo creo en el encuentro de persona a persona.

Es fácil amar a los que viven lejos.

No siempre lo es amar a quienes viven a nuestro lado.

Es más fácil ofrecer un plato de arroz para saciar el hambre de un necesitado que confortar la soledad y la angustia de alguien que no se siente amado dentro del hogar que compartimos.

Lo importante para nosotros es el individuo.

Para amar a una persona, hay que acercarse a ella.

Para mí, cada persona es única en el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Artículo de la semana:

¿Estás ocupada?

Mientras te levantabas esta mañana, yo te observaba. Esperaba que me hablaras, aunque fuesen unas cuantas palabras, preguntando mi opinión...

Traductor

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *