viernes, 12 de febrero de 2010

Susceptibilidad.Piensa bien y acertarás

Las personas susceptibles acarrean una pesada desgracia: la de ser retorcidos. Complican lo sencillo y agotan al más paciente. Viven siempre con la guardia en alto, a pesar de lo cansado que eso resulta.

Son capaces de encontrar secretas intenciones, conjuras o malévolos planteamientos en las cosas más sencillas. Imaginan en los ojos de los demás miradas llenas de censura. Una pregunta cualquiera es interpretada como una indirecta o una condena, como una alusión a un posible defecto personal. Con ellos hay que medir bien las palabras y andarse con pies de plomo, para no herirles en el momento menos pensado.

La susceptibilidad tiene su raíz en el egocentrismo y la complicación interior. «Que si no me tratan como merezco..., que si ése qué se ha creído..., que no me tienen consideración..., que no se preocupan de mí..., que no se dan cuenta...», y así ahogan la confianza y hacen realmente difícil la convivencia con ellos.

Veamos algunos ejemplos de ideas para alejar ese peligro:
- guardarse de la continua sospecha, que es un fuerte veneno contra la amistad y las buenas relaciones familiares;

- no querer ver segundas intenciones en todo lo que hacen o dicen los demás;

- no ser tan ácidos, tan críticos, tan cáusticos, tan demoledores: no se puede ir por la vida dando manotazos a diestro y siniestro;

- salvar siempre la buena intención de los demás: no tolerar en la casa críticas sobre familiares, vecinos, compañeros o profesores de los hijos;

- confiar en que todas las personas son buenas mientras no se demuestre lo contrario: cualquier ser humano, visto suficientemente de cerca y con buenos ojos, terminará por parecernos, en el fondo, una persona encantadora (Plotino decía que todo es bello para el que tiene el alma bella); es cuestión de verle con buenos ojos, de no etiquetarle por detalles de poca importancia ni juzgarle por la primera impresión externa;

- no hurgar en heridas antiguas, resucitando viejos agravios o alimentando ansias de desquite;

- ser leal y hacer llegar nuestra crítica antes al interesado: darle la oportunidad de rectificar antes de condenarle, y no justificarnos con un simple «si ya se lo dije y no hace ni caso...», porque muchas veces no es verdad.

- soportarse a uno mismo, porque muchos que parecen resentidos contra las personas que le rodean, lo que en verdad les sucede es que no consiguen luchar con deportividad contra sus propios defectos.

Alfonos Aguiló
fluvium.org

8 comentarios:

  1. Claro, cierto. Pero ¿qué pasa con las personas que sufren de suceptibilidad por un trastorno de la personalidad como el trastorno borderline, la depresión crónica o grandes traumas? ¿necesitan más fe?

    ResponderEliminar
  2. Hola, eso son como tú dices trastornos y para curar un trastorno normalmente se acude al psicólogo o al psiquiatra. No creo que sea una cuestión de Fé, aunque Dios siempre esta ayudando.

    Un saludo y que Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  3. Encontré como respuesta lo siguiente: CURACIÓN DEL CIEGO DE JERICÓ, Marcos 10, 46-52. Jesús, dirigiéndose a él, le dijo: <<¿Qué quieres que te haga?>> El ciego le dijo: <<¡Rabbuní, que vea!>> Jesús le dijo <> Y al instante recobró la vista y le seguía por el camino.

    Hay una oración muy poderosa basado en las mencionadas citas bíblicas, llamado: "El Rosario de la Liberación".
    Se reza de la siguiente manera:

    1º Se reza el credo
    2º Seguidamente reza las cinco decenas de esta manera:
    -En las cuentas del Padrenuestro: <>.
    -En las cuentas del Avemaría: <>.
    3º Al final: Se termina con un "Salve".

    Buen provecho para el que lo haga, tenga problemas pequeños o consuderados imposibles para el mundo. Ante el nombre de Jesús TODA RODILLA SE DOBLA EN EL CIELO, EN LA TIERRA Y HASTA EN LAS PROFUNDIDADES DEL ABISMO. Y aquí se repite el nombre de Jesús como cuatrocientas veces.
    El banquete está servido, el que quiere, que coma.

    ResponderEliminar
  4. ROSARIO DE LA LIBERACIÓN completo(DISCULPEN, NO SE COPIÓ TODO LO QUE ESCRIBÍ)
    Aquí está completo:

    1.- se reza el credo
    seguidamente se reza las decenas
    2.-en las cuentas del Padrenuestro se dice: SI JESÚS ME LIBERA, SERÉ VERDADERAMENTE LIBRE
    3.-en las cuentas del Avemaría: JESÚS, TEN PIEDAD DE MÍ, JESÚS SÁNAME, JESÚS SÁLVAME, JESÚS LIBÉRAME.
    4.- Se finaliza rezando la "Salve"

    ResponderEliminar
  5. Hola, desconocia totalmente El Rosario de la Liberación. Agradezco tu comentario y tu aportación, de verdad, mil gracias.

    Un saludo y que Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  6. Ivan, estoy en parte de acuerdo contigo. lo que pasa es que también a veces hay tentaciones muy fuertes que nos quitan la paz, porque el demonio aprovecha nuestros momentyos de debilidad y puede aprovecharse de la perturbación dela persona. Cuando llega ese momento, creo que el hacer proceso de autorreconocimiento no es suficiente y hay que empezar a decretar sanidad.
    El que tiene un problema psiquiátrico y a la vez busca la santidad, muchas veces tiene que seguir luchando con las armas del hombre, pero también con las de Dios. Dios pone pruebas a todos para que haya fe. Ante la enfermedad del ciego de nacimiento (Juan 9, 2-3) que Jesús curó: ...preguntaron los discípulos: Rabí, ¿quién pecó, él o sus padres, para que haya nacido ciego? Jesús mismo dice: Ni él pecó ni sus padres, es para que se manifieste en él las obras de Dios."

    ResponderEliminar
  7. Gracias a Dios, sobre todo.

    ResponderEliminar
  8. Hola, tienes toda la razón.
    El demonio siempre está al acecho y hay que pedir mucha ayuda a Dios y tener muchísima Fé. Yo gracias a Dios no tengo ningún trastorno, pero si que puedo decir (como todo el mundo) que tengo tentaciones cada día y hay algunas que cuesta un mundo superar y algunas que caigo. Pero hay que recordar que Dios nunca permitirá que tengamos una tentación por encima de nuestras fuerzas.
    El arma más poderosa que tenemos es el Santo Rosario, recomiento rezarlo cada día.

    Un saludo y que Dios te bendiga.

    ResponderEliminar

Artículo de la semana:

La ausente del Siglo XXI: La Voluntad

El siglo pasado estuvo lleno de vicisitudes y guerras. La voluntad y la reflexión constituyeron columnas vertebrales en las generaciones q...

Traductor

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *