jueves, 7 de abril de 2011

Dios responde a la espera del hombre

La alternativa a darse respuesta por sí mismos y a negar la posibilidad de una respuesta, consiste en la espera.

Los profetas del Antiguo Testamento expresan con particular intensidad esta espera que es el hombre. Es la espera del Mesías, de la respuesta de Dios a su pueblo.

Durante el tiempo de Adviento los profetas acompañarán nuestro camino hacia la Navidad, manteniendo y educando nuestro corazón a la espera de Dios que viene, que responde a nuestra sed: «Destilad, cielos, como rocío de lo alto, derramad, nubes, la victoria. Ábrase la tierra, produzca la salvación, y germine juntamente la justicia» (Is 45, 8).

Pero ¿es posible esperar? El poeta francés Charles Péguy, en una famosa obra sobre la esperanza llamada El pórtico del misterio de la segunda virtud - ¡una óptima lectura para el tiempo de Adviento! - afirma: «Para esperar, hija mía, hace falta ser feliz de verdad, hace falta haber obtenido, recibido una gran gracia». Porque ciertamente sólo la respuesta de Dios que sale a nuestro encuentro salva y alimenta la espera que constituye nuestro ser hombres.

En efecto, la espera se mantiene y crece porque la respuesta sale a nuestro encuentro. Es una respuesta que no viene de nosotros, que no es limitada como nosotros, porque tiene las dimensiones de lo infinito. No es una respuesta que me ofrece simplemente otro hombre, radicalmente sediento como yo. No es simplemente la ayuda de un "genio humano", capaz de expresar mejor que yo cuanto vive en mi corazón sediento. Es una respuesta capaz de responder a mi sed de infinito porque proviene del infinito mismo que sale a mi encuentro.

La respuesta, en efecto, es la expresión de la piedad de Dios por el hombre. Dios, en efecto, no abandona al hombre a la pretensión de dar respuesta por sí mismo a la sed que lo constituye o a una desesperación escéptica, sino que inicia con los hombres una historia de salvación. Enseña el Concilio Vaticano II que Dios «después de su caída alentó en ellos la esperanza de la salvación con la promesa de la redención, y tuvo incesante cuidado del género humano, para dar vida eterna a todos los que buscan la salvación con la perseverancia en las buenas obras» (Dei verbum 3). Y así estableció la alianza con Noé y, sobre todo, eligió a Abraham, padre de todos los creyentes, del que nacerá el pueblo de la promesa .

Dios responde a la espera del hombre en la historia. Dios sale al encuentro del hombre allí donde el hombre vive, ama, trabaja, sufre, goza. En la historia concreta de un pueblo y a través de dicha historia, Dios se hace respuesta para el hombre. Así lo encontramos expresado en las palabras que Dios dirige a Moisés al inicio del libro del Éxodo: «Bien vista tengo la aflicción de mi pueblo en Egipto, y he escuchado su clamor en presencia de sus opresores; pues ya conozco sus sufrimientos. He bajado para librarle de la mano de los egipcios y para subirle de esta tierra a una tierra buena y espaciosa; a una tierra que mana leche y miel (.) Así pues, el clamor de los israelitas ha llegado hasta mí y he visto además la opresión con que los egipcios los oprimen. Ahora, pues, ve; yo te envío a Faraón, para que saques a mi pueblo, los israelitas, de Egipto» (Ex 3, 7-10).

La historia de salvación que Dios obra con su pueblo encuentra en la liberación de Egipto - la Pascua - y en la alianza del Sinaí su momento culminante. Dios ha respondido y lo ha hecho con sobreabundancia y al alcance del hombre: el pueblo de Israel ha podido comprobar en su propia carne que Dios salva. Y sin embargo, la infidelidad - o como presunción o como escepticismo: ¡de nuevo las dos tentaciones contra la espera del hombre! - se abre paso en la vida del pueblo.

Pero Dios no cede ante la fragilidad de su pueblo. Es más «por los profetas, Dios forma a su pueblo en la esperanza de la salvación, en la espera de una Alianza nueva y eterna destinada a todos los hombres (cf. Is 2,2-4), y que será grabada en los corazones (cf. Jr 31,31-34; Hb 10,16). Los profetas anuncian una redención radical del pueblo de Dios, la purificación de todas sus infidelidades (cf. Ez 36), una salvación que incluirá a todas las naciones (cf. Is 49,5-6; 53,11)».

madrid11.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Artículo de la semana:

Nació con 23 semanas, una semana antes del límite permitido para abortar, y ha salido adelante

A pesar de que los médicos les daban sólo un 1% por ciento de probabilidades de sobrevivir, milagrosamente la pequeña Tiny ha logrado sal...

Traductor

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *