jueves, 1 de septiembre de 2011

Sacerdote relata su experiencia de confesar hasta 20 horas diarias en JMJ Madrid

El P. Josep Maria Montiu de Nuix, Canciller de la diócesis de Solsona (España), relató su feliz experiencia y su gran asombro ante las multitudes de jóvenes que participaron en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) Madrid 2011 en la que llegó a confesar hasta 20 horas diarias en uno de los confesionarios del Parque del Retiro y en el aeródromo de Cuatro Vientos.

En el relato recogido por Religionenlibertad.com, el sacerdote cuenta que esta ha sido su primera JMJ y que "nunca había pensado ni siquiera imaginado o soñado que fuese algo tan maravilloso, tan entusiasmante, tan emocionante. Ha desbordado con mucho todas mis expectativas".

El P. Montiu relata luego que en esta JMJ realizada en agosto, "he estado confesando entre 15 y 20 horas. Escuchando y atendiendo espiritualmente y con corazón de padre, en consecuencia, a gran cantidad de jóvenes, de chicos y de chicas".

"Algunas niñas pequeñas habían venido a confesarse corriendo y dando saltos de alegría y con su rostro respirando una alegría muy comunicativa y hermosa, reflejo del cielo, y después de su confesión manifestaban una alegría impresionante", añade.

Tras comentar que en esta JMJ ha asistido a una "fortísima actuación del Espíritu Santo en las almas" que tendrá "consecuencias insospechables, incalculables, pero en todo caso grandísimas" para la Iglesia, el sacerdote dijo que "el mayor número de las confesiones las he oído en el parque del retiro".

Allí, recordó, "había doscientos confesionarios y donde durante varios días había un horario de confesiones que iba de las 10 de la mañana hasta las 6 horas de la tarde. Un día estuve confesando casi 8 horas seguidas. Cuando se terminaba el horario aún había personas que querían confesar y confesábamos con alegría en medio de la calle".

Su experiencia en el aeródromo de Cuatro Vientos, en donde fue la Vigilia y la Misa de clausura de la JMJ con el Papa Benedicto XVI, fue igual de intensa ya que estuvo "confesando hasta las 5 horas de la noche. No estuve más tiempo porque a las 9 horas quería concelebrar la Santa Misa con el Santo Padre Benedicto XVI, y quería estar lo suficientemente despierto, en condiciones convenientes para esta sagrada concelebración".

"Pero aún después de las cinco de la noche me pedían que siguiera confesando. Quedaba en el alma el deseo de haber estado más disponible, y haber dedicado más horas a ayudar a aquellos jóvenes, chicos y chicas, que me habían robado el corazón".

Tras rememorar lo intenso de la adoración al Santísimo en Cuatro Vientos, el sacerdote catalán expresó su alegría por el testimonio de los dos millones de jóvenes en este lugar que con el Papa participaron de este gran evento eclesial y mundial.

"Como habrás podido imaginar, también yo me fui muy tocado en mi corazón por el testimonio fantástico de aquellos jóvenes, de aquellos chicos y chicas maravillosos. El mundo y la vida no podía seguir siendo lo mismo en cada uno de nosotros tras el impacto que habían causado en nuestros corazones aquellos jóvenes venidos de todo el mundo para aclamar al Santo Padre y para encontrarse con Cristo".

"Era difícil contener la emoción, porque resonaba de nuevo en los corazones a través de todo el día y con la lira de tantísimos jóvenes: Christus vincit, Christus regnat, Christus imperat. Cristo vence, Cristo reina, Cristo impera".

Finalmente el P. Montiu dio gracias al Papa y a los jóvenes de la JMJ "porque nos habéis demostrado que sois maravillosos, que tenéis un corazón grande, un corazón generoso, un corazón que sabe amar, un nuevo florecer que se esparce por todo el mundo llenándolo de una nueva fragancia y que llena nuestro corazón de esperanza. Un millón de besos. ¡Viva el Papa! ¡Alabado sea Jesucristo!".

aciprensa.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Artículo de la semana:

La ausente del Siglo XXI: La Voluntad

El siglo pasado estuvo lleno de vicisitudes y guerras. La voluntad y la reflexión constituyeron columnas vertebrales en las generaciones q...

Traductor

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *