domingo, 30 de octubre de 2011

El fariseo de todos los tiempos

Evangelio: Mateo 23, 1-12

En aquel tiempo, Jesús habló a la gente y a sus discípulos, diciendo: “En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y los fariseos: haced y cumplid lo que os digan; pero no hagáis lo que ellos hacen, porque ellos no hacen lo que dicen. Ellos lían fardos pesados e insoportables y se los cargan a la gente en los hombros, pero ellos no están dispuestos a mover un dedo para empujar. Todo lo que hacen es para que los vea la gente: alargan las filacterias y ensanchan las franjas del manto; les gustan los primeros puestos en los banquetes y los asientos de honor en las sinagogas; que les hagan reverencias por la calle y que la gente los llame maestros. Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar maestro, porque uno solo es vuestro maestro, y todos vosotros sois hermanos. Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre, el del cielo. No os dejéis llamar consejeros, porque uno solo es vuestro consejero, Cristo. El primero entre vosotros será vuestro servidor. El que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.”

EL FARISEO DE TODOS LOS TIEMPOS

Jesús condena repetidas veces el fariseísmo. Lo hace porque sabe bien que la forma de vida de aquellos hombres que decían tener un corazón religioso pero que estaban muy lejos de la verdadera religión, está presente en todo tiempo y lugar. Jesús hoy habla al fariseo de todos los tiempos.

Porque fariseos somos siempre que decimos aceptar a Dios, pero no hacemos lo que Dios nos manda. Prometemos seguirle, pero no emprendemos su camino, que es el de la humildad. Fariseos somos cuando, como ellos, nos gusta ocupar los puestos de honor y que nos alabe la gente; cuando justificamos siempre nuestro obrar errado, estando a la vez muy prontos a ver la paja en el ojo ajeno. Con esta forma de vida, no se puede estar con Dios, porque nuestra religión se reduce al culto de nosotros mismos. Esto es la soberbia.

Es fundamental que, en la lectura del Evangelio, descubramos que aceptar a Dios en nuestra vida no es algo accidental o superficial, sino que significa que nosotros estamos dispuestos a cederle el puesto central en nuestra vida y no convertirlo en un muñeco del que me sirvo cuando me conviene. Cristo nos enseña a ser humildes, esto es, a dejarle a Dios ser Dios. O dicho con las palabras de hoy de San Pablo a los Tesalonicenses, dejemos que la palabra que hemos recibido, permanezca operante en nosotros.

Muchas veces nos excusamos o tratamos de justificar nuestro “no” a Dios diciendo que hemos recibido un mal ejemplo de una persona religiosa. Suponiendo que eso suceda, que por desgracia puede ser, oigamos las palabras del Señor: “Haced y cumplid lo que dicen, pero no hagáis lo que ellos hacen”. ¿Por qué no nos fijamos más bien en los cristianos coherentes, en los sacerdotes y misioneros que gastan su vida generosamente por Dios y los demás.

Tratemos de vencer en nosotros ese fariseo de todos los tiempos para que, por el camino de la humildad, el Señor nos pueda acoger en su Reino. Como María.

P. Mario Ortega
En la barca de Pedro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Artículo de la semana:

Nació con 23 semanas, una semana antes del límite permitido para abortar, y ha salido adelante

A pesar de que los médicos les daban sólo un 1% por ciento de probabilidades de sobrevivir, milagrosamente la pequeña Tiny ha logrado sal...

Traductor

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *