jueves, 26 de enero de 2012

Posibilidades

Nuestras nuevas intenciones parecían llenas de posibilidades. Pero ya algunas se han perdido en la rutina del día a día, que se impone cuando el año comienza a funcionar. La oración también puede volverse rutinaria. A veces nos llena de energía, a veces nos entusiasma; pero llega a ser prosaica, incluso aburrida. Pero esto no debe molestarnos; los tonos y colores de la oración son afectadas por los altos y bajos de la vida, y por los ánimos de cada día. El Divino que encontramos en la oración sabe todo esto. No somos personas muy orantes; pero Jesús nos conoce de lado a lado, y sigue siendo nuestro migo siempre.

La oración es simple: se trata de formar una amistad entre el Misterio de Dios y nosotras/os. Le permitimos a Dios que se haga nuestro amigo, en todo lo que es nuestra vida. La oración es tan simple como esto: sólo estar con el Divino como yo estoy, aquí y ahora, y confiando que el Divino está conmigo.

Ignacio de Loyola nos invita a iniciar nuestras oraciones de esa forma. Él dice: “Consideraré cómo Dios me observa”. Teresa de Ávila dice: “Contempla a Dios, que te contempla amorosa y humildemente”. Uno de los místicos franceses escribió: “Me contemplaste y sonreíste!” Conectarse es la clave; porque yo creo que soy amada/o, yo puedo dejar al Divino que me mire. La oración transforma lo ordinario y lo rutinario. Convierte el Ahora en un momento de Gracia y alegría, lo que puede suceder en este instante!

Espacio Sagrado

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Artículo de la semana:

Argumentos pro aborto

En un artículo publicado en la revista científica Public Discourse de The Witherspoon Institute, se explican 10 de los peores, pero más us...

Traductor

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *