domingo, 15 de abril de 2012

La Divina Misericordia. El Evangelio condensado en una imagen

Evangelio: Juan 20, 19- 31

Al anochecer de aquel día, el día primero de la semana, estaban los discípulos en una casa con las puertas cerradas, por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: “Paz a vosotros.”Y diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió: “Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo.”Y dicho esto exhaló su aliento sobre ellos y les dijo: “Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados les quedan perdonados; a quienes se los retengáis les quedan retenidos.”Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Y los otros discípulos le decían: “Hemos visto al Señor.” Pero él les contestó: “Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo.”A los ocho días estaban otra vez dentro los discípulos y Tomás con ellos. Llegó Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio y dijo: “Paz a vosotros.” Luego dijo a Tomás: “Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.”Contestó Tomás: “¡Señor mío y Dios mío!” Jesús le dijo: “¿Porque me has visto has creído? Dichosos los que crean sin haber visto.”Muchos otros signos que no están escritos en este libro hizo Jesús a la vista de los discípulos. Estos se han escrito para que creáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su Nombre.

LA DIVINA MISERICORDIA. EL EVANGELIO CONDENSADO EN UNA IMAGEN

Hoy celebra la Iglesia la gran fiesta de la Misericordia. Dos nombres están asociados inevitablemente a la extensión de esta devoción: Santa Faustina Kowalska, humilde religiosa que recibió un conocimiento profundísimo de la Misericordia que Dios ofrece al mundo y el Beato Juan Pablo II que canonizó a su compatriota y estableció la celebración en toda la Iglesia de esta gran Fiesta de hoy.

No se trata de una devoción más, teniendo como centro a Jesucristo. Al igual que sucede con la representación del Corazón de Jesús, la imagen de Jesús Misericordioso es ciertamente un icono de todo el Evangelio. Representa a Cristo tal como se apareció a los apóstoles en la escena de hoy: bendiciendo, es decir, dando su paz como saludo y mostrando las heridas de manos y corazón para que quede claro que es el mismo que había muerto colgado en la cruz.

(Siento mucho no ilustrar este post con la imagen de Jesús misericordioso, pero desde hace algún tiempo encuentro dificultades para subir las imágenes al servidor)

Como describe el evangelista San Juan, de Corazón traspasado salieron Sangre y Agua, Bautismo y Eucaristía. Son los dos rayos que parecen salir de la imagen que se pintó según indicaba Santa Faustina Kowalska. Hasta la frase que se sitúa a los pies y que dice: “Jesús, confío en ti” es como un espejo de Santo Tomás en el Evangelio de hoy, a los pies del Resucitado confesándolo como su Señor y su Dios. Cada uno de nosotros está llamado a vivir esa misma experiencia de fe y de confianza en Jesús Misericorioso y Resucitado.

Jesús, en el Evangelio de hoy, da a los apóstoles el poder de perdonar los pecados. Es muy claro: "Recibid el Espíritu Santo; a quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados." No es, pues, la confesión un invento de la Iglesia. Es una forma muy concreta y muy humana, a la vez que divina, de ofrecerse la Misericordia de Dios a cada hombre, con su historia personal, con sus pecados, inseguridades y faltas de esperanza.

La confesión es una experiencia personal, individual, íntima. No van con la lógica de la Misericordia ni el relegar el sacramento de la penitencia ni el presentarlo como una confesión colectiva. La frase del cuadro: "Jesús, confío en ti", viene en singular y no es por casualidad. Es una repuesta personal porque la oferta de misericordia es completamente original y única para cada persona. Todos necesitamos la misericordia de Dios, desde el Papa hasta el último (que ninguno es último) cristiano. El mundo necesita la Misericordia de Dios para encontrar la paz.

Jesús promete que quien se acoja a su Misericordia de Dios encontrará el perdón y la paz, como Tomás encontró la fe y la alegría en un encuentro con el Resucitado en el que nada fue reprensión y todo fue compasión. Y una vez experimentado el perdón y la paz uno no puede sino hacerse apóstol de la Divina Misericordia. Os lo digo por experiencia.

En la barca de Pedro
P. Mario Ortega

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Artículo de la semana:

La ausente del Siglo XXI: La Voluntad

El siglo pasado estuvo lleno de vicisitudes y guerras. La voluntad y la reflexión constituyeron columnas vertebrales en las generaciones q...

Traductor

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *