domingo, 19 de agosto de 2012

La Eucaristía hace presente la vida eterna

Evangelio: Juan 6, 51-58

En aquel tiempo dijo Jesús a la gente: “Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo: el que coma de este pan, vivirá para siempre. Y el pan que yo daré es mi carne, para la vida del mundo.”
Disputaban los judíos entre sí: “¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?” Entonces Jesús les dijo: “Os aseguro que si no coméis la carne del Hijo del Hombre y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo le resucitaré en el último día. Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él. El Padre que vive me ha enviado y yo vivo por el Padre; del mismo modo, el que come vivirá por mí. Este es el pan que ha bajado del cielo: no como el de vuestros padres, que lo comieron y murieron; el que como este pan vivirá para siempre.”

LA EUCARISTÍA HACE PRESENTE LA VIDA ETERNA

Domingo a domingo, vamos llegando al final del discurso del Pan de Vida (capítulo 6 del Evangelio de San Juan). Aquella multiplicación de panes con los que se sació la multitud dio lugar a la revelación de un gran misterio: Jesús es Pan vivo que da vida eterna.

La vida eterna con Dios es lo que todo hombre desea, lo sepa o lo ignore, lo reconozca o lo rechace. La vida eterna con Dios no es otra cosa que la felicidad plena que anhela su corazón. Y no hay hombre en este mundo que no desee ser feliz. Bien, pues dice Jesús hoy que el modo de alcanzar esa vida es alimentarse de Él, comer su Cuerpo y beber su Sangre. Es una afirmación tan fuerte que causaba perplejidad entre los oyentes: “¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?”

Jesús no ha venido sólo para que lo oigamos, ni siquiera para que lo sigamos solamente. Ha venido para ser nuestro alimento espiritual. Con todas las consecuencias. Si uno no come, su cuerpo se debilita y muere. Del mismo modo, sin la Eucaristía, hoy dice claramente Jesús que uno no puede tener vida eterna.

Esto se entiende mejor si consideramos que para recibir la Eucaristía, uno debe ir bien preparado, limpia su alma del pecado mortal y para ello es preciso confesarse antes. También con frecuencia aunque uno piense que sólo tiene pecados veniales. Y para confesarse, uno debe estar arrepentido y ser humilde. Humildad – arrepentimiento – confesión – Eucaristía. Es todo un proceso, en el que el alimento de la Eucaristía nos impulsará a practicar la caridad con el prójimo y a las obras de misericordia. La Eucaristía es, por tanto, el centro y la clave de la vida cristiana que va desde la humildad a la caridad, y por eso, cuando la recibimos nos hacemos uno con Jesús (“El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él”). En esta unión con Cristo consiste la verdadera santidad, el camino hacia el Cielo.

La Iglesia nos manda participar en la Eucaristía dominical. Pero no es tanto una obligación que una madre impone, cuanto una necesidad que el hijo tiene. ¿Por qué no pensamos en esta necesidad cuando “toca ir a Misa” el domingo? Seguramente nuestra vida cristiana cobraría un sentido mucho más profundo. ¿Por qué no nos convertimos en apóstoles de la Eucaristía, invitando a amigos y familiares a participar en la celebración más bella y necesaria que tenemos los cristianos?

P. Mario Ortega
En la barca de Pedro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Artículo de la semana:

La ausente del Siglo XXI: La Voluntad

El siglo pasado estuvo lleno de vicisitudes y guerras. La voluntad y la reflexión constituyeron columnas vertebrales en las generaciones q...

Traductor

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *