miércoles, 21 de noviembre de 2012

El hospital como lugar de evangelización

La salud es un bien universal - nunca una mercancía - y la medicina debe estar siempre éticamente al servicio de todo hombre sin distinción, con políticas sanitarias apropiadas.

“Es una misión humana y espiritual”, alentó el Papa quien destacó el apremiante compromiso de la nueva evangelización, en particular en la tutela de la dignidad humana de los que sufren, al recibir durante el mediodía del sábado 17 de noviembre de 2012 a los participantes en el encuentro promovido por el Pontificio Consejo para los Agentes Sanitarios.

Unas tres mil personas, entre ellos también algunos enfermos con sus familiares, así como, entre otros, algunos representantes de la Federación Europea de Asociaciones Médicas Católicas, voluntarios de la Unión Italiana que acompaña a los enfermos y discapacitados a los santuarios internacionales, personal sanitario y capellanes, escucharon con emoción las palabras del Papa, que renovó el Mensaje especial del Concilio Vaticano II a los que sufren, asegurando la cercanía de la Iglesia.

Iglesia – recordó Benedicto XVI – que interpela también a los profesionales y voluntarios de la sanidad, llamados a la sensibilidad y al estudio y cuyo ‘ser católicos, sin temor’ les da asimismo una mayor responsabilidad en la sociedad y en la misma Iglesia:

«Es éste un compromiso de nueva evangelización también en tiempos de crisis económica, que sustrae recursos a la tutela de la salud. Precisamente, en este contexto, hospitales y estructuras de asistencia deben repensar su propio papel para evitar que la salud se vuelva una simple ‘mercancía’ sometida a las leyes del mercado y por lo tanto un bien reservado a pocos. Nunca se puede olvidar la atención especial debida a la dignidad de la persona que sufre, aplicando también en el ámbito de las políticas sanitarias, el principio de subsidiariedad y de la solidaridad. Hoy, si por un lado, gracias a los progresos técnicos y científicos, aumenta la capacidad de sanar físicamente al enfermo, por otro, parece disminuir la capacidad de ‘cuidar’ a la persona que sufre, considerada en su integridad y unicidad. Parecen desvanecerse los horizontes éticos de la ciencia médica, que corre el riesgo de olvidar que su vocación es la de servir a todo hombre y todo el hombre, en las diversas fases de su existencia».

Gratuidad, compartir, abnegación, solidaridad, entrega, servicio... Con la parábola evangélica del Buen Samaritano y evocando al Beato Juan Pablo II, el Papa hizo hincapié en que el centro de la actividad médica y asistencial debe ser siempre el bienestar humano, en particular cuando la persona es más frágil e indefensa. Tras alentar a ir más allá del enfoque clínico, abriéndose a la dimensión de la trascendencia, Benedicto XVI recordó asimismo el apostolado de los capellanes y asistentes religiosos, recordando la tarea de reflejar en el misterio del sufrimiento la gloria de Cristo Resucitado.
Y saludando con especial afecto a los enfermos, cuyo silencioso testimonio es eficaz signo e instrumento de evangelización para los encargados de cuidar de ellos y sus familiares, volviendo al mensaje del Concilio, el Papa les recordó que son los hermanos de Cristo paciente, y con El, si quieren, salvarán al mundo.

Antes de impartir de corazón, su Bendición Apostólica, Benedicto XVI encomendó a todos a la Virgen María, Salud de los Enfermos, para que guíe sus pasos y los haga cada vez más testimonios activos e infatigables de la ciencia cristiana del sufrimiento.

vatican.va

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Artículo de la semana:

Nació con 23 semanas, una semana antes del límite permitido para abortar, y ha salido adelante

A pesar de que los médicos les daban sólo un 1% por ciento de probabilidades de sobrevivir, milagrosamente la pequeña Tiny ha logrado sal...

Traductor

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *