jueves, 15 de noviembre de 2012

San Alberto Magno


Obispo y doctor de la Iglesia (1193-1280)
Fiesta: 15 de Noviembre

San Alberto nació en Lavingen, Suavia, en el año 1193. Hijo de familia noble, tuvo una juventud despreocupada. Curso sus estudios en la universidad de Padua.
 

A los treinta años, oyendo una predicación del Beato Jordán de Sajonia, General de los Dominicos y sucesor de Santo Domingo, Alberto sintiendo el llamado de Dios, le pidió el hábito dominico a pesar de la resistencia que le presentó su padre. Comienza una nueva vida dedicada a la oración, al estudio y la enseñanza; no como actividades separadas e independientes, sino todas ellas iluminadas por el mismo afán: conocer y amar más a Dios, y acercar muchas almas a Él.

Fue profesor en Colonia, en París y en varias otras universidades. Venían a escucharlo alumnos de otras naciones. Escribió treinta y ocho volúmenes sobre varias ramas del saber: Teología, filosofía, geografía, química y astronomía, entre otras. En sus obras aparece el sabio, el filósofo, el teólogo y el místico.

Fue un forjador de grandes maestros: San Buenaventura, Bacon, Hales, Duns Scoto, y el más ilustre, Santo Tomás de Aquino, a quien Alberto descubrió y estimuló. Tomás recogió de Alberto la tradición filosófica y teológica.

Sólo algún pequeño paréntesis interrumpió sus estudios: fue por dos años obispo de Ratisbona, provincialato, predicador de la Corte pontificia y de la octava cruzada, y asistió al II Concilio de Lyón.

Alberto luchó siempre por defender la verdad. Supo distinguir y encontrar la justa armonía entre la ciencia y la fe. Sobresalió con luz propia en las ciencias naturales. Era un sabio humilde y caritativo, ya que sabía que todo lo recibía de Dios y lo comunicaba a los demás.

Sus devociones preferidas, en las que se refugiaba para alimentar su espíritu, eran la Misa, la Pasión de Cristo y la Virgen María.

Pasó sus últimos años en Colonia, a orillas del Rin, preparándose para el tránsito final. Pidió conocer el lugar de su sepultura, y ante él rezaba todos los días el oficio de difuntos. La muerte le sorprendió orando y trabajando, como había vivido siempre: dando los últimos retoques a un tratado sobre el Santísimo Sacramento. Murió el 15 de noviembre de 1280, a la edad de 74 años. Dejaba fama de haber sido el más sabio de su tiempo.

San Alberto Magno supo conciliar sabiduría humana y fe divina tanto en la investigación como en la enseñanza. Por eso sigue siendo un maestro para cuantos quieran aprender por medio del progreso de las ciencias a conocer mejor al Señor y amarle más.

Mariana Canale
iglesia.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Artículo de la semana:

Testimonio de Fe de Chicharito Hernández

Javier “Chicharito” Hernández es el futbolista mexicano del momento. Tras convertirse en una de las sensaciones del fútbol inglés con sus...

Traductor

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *