viernes, 20 de septiembre de 2013

Thigh gap: una nueva razón para dejar de comer

Las adolescentes tienen una nueva razón para dejar de comer: El espacio entre sus muslos o lo que llaman en inglés el "happy gap" o, simplemente, el "thigh gap". Así es, esta nueva tendencia es perturbadora y, créanme, está llegando a nuestras adolescentes. Por supuesto que no encontrarán una definición de ello en el diccionario, pero si lo buscan en Google encontrarán, sorprendentemente, cientos de sitios explicándolo y glorificándolo.

Sabemos de la influencia perniciosa de las modelos y de muchas celebridades sobre las jóvenes. Pero ahora, esta influencia va más allá del peso y de la figura. Hoy, las jóvenes hacen dietas muy restrictivas y ejercicio excesivo, no sólo para estar muy delgadas, sino además para copiar el espacio entre los muslos de sus ideales de belleza. Quienes quieren el "thigh gap" buscan que los muslos no se toquen entre sí, siendo ésta la nueva "moda" por considerársele un signo de belleza y de delgadez. Esto aparentemente surgió a partir de un desfile de modas, el pasado mes de diciembre.

La obsesión con la delgadez no es nueva. Sin embargo, lo que difiere hoy en día, es el impacto mucho más poderoso y el mayor alcance de los medios de comunicación y de las redes sociales. El problema ahora es que el Internet alimenta estas obsesiones, las glorifica con mucha facilidad y hasta las hace ver como "normales". Si lo buscan, verán imágenes impactantes de piernas excesivamente delgadas y declaraciones de todo tipo, como por ejemplo que algunas jóvenes comparten su dolor durante el proceso de lograrlo y su placer al haberlo alcanzado.

No se necesita estar muy cerca de las jóvenes para darse cuenta que suben fotos al Internet mucho más rápido que lo que les toma cambiarse de ropa. Además, se preocupan mucho más por su apariencia en redes sociales como Facebook, Twitter e Instagram, que ser vistas por sus amigos y amigas en la vida real.

Esta tendencia está contribuyendo a una nueva epidemia de trastornos alimenticios. Es imposible para la mayoría de las jóvenes alcanzar este ideal de delgadez sin recurrir a la restricción o a métodos muy destructivos. Y ¡ojo!, los medios sociales no solamente alimentan la competencia, sino proveen el compañerismo que las jóvenes necesitan para lograrlo. No solamente es: ¿Quién puede alcanzar este ideal primero? o ¿quién puede ser el mejor ejemplo del "thigh gap"?, sino también ¿qué tipo de apoyo puedo tener mientras alcanzo mi objetivo? Al demostrar auto-control, la joven recibe retroalimentación positiva, a pesar de que probablemente puso su salud en graves riesgos para alcanzar su objetivo.

Ante esta realidad, los padres deben ayudar a sus hijas a ver su cuerpo no como un resultado, sino como un valor. Asimismo, enseñarles que su cuerpo no es un objeto, sino una herramienta que les ayuda a vivir sus vidas con plenitud. Entre muchas otras cosas, los padres deben transmitirles que valen mucho más que la circunferencia de sus piernas.

catholic.net

1 comentario:

  1. Me he quedado atónita! no conocía el término, no lo había oído en mi vida, desde luego que la adolescencia es una etapa muy difícil en la que los padres debemos estar muy atentos a los cambios de nuestros hijos y por supuesto mucha formación para que sepan valorar lo que es importante y lo que no.
    Saludos!!!

    http://quedateenminube.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Artículo de la semana:

La ausente del Siglo XXI: La Voluntad

El siglo pasado estuvo lleno de vicisitudes y guerras. La voluntad y la reflexión constituyeron columnas vertebrales en las generaciones q...

Traductor

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *