miércoles, 5 de febrero de 2014

La Eucaristía, eje de la catequesis durante una audiencia general bajo la lluvia


El papa Francisco centró hoy la catequesis en la Eucaristía, al recordar que ésta es “el corazón de la iniciación cristiana y fuente de la vida de la Iglesia”. La lluviosa mañana no desanimó a miles de fieles y peregrinos que desde muy temprano llegaron a la Plaza de San Pedro para participar en la audiencia general. ¨Que no haya un sólo niño que deje de hacer la primera comunión¨, pidió el pontífice. Asimismo, exhortó a participar de la misa dominical, para rezar y comulgar.

El papa Francisco centró hoy la catequesis en la Eucaristía, al recordar que ésta es “el corazón de la iniciación cristiana y fuente de la vida de la Iglesia”.

La lluviosa mañana no desanimó a miles de fieles y peregrinos que desde muy temprano llegaron a la Plaza de San Pedro para participar en la audiencia general.

Este miércoles, luego de atravesar en papamóvil los diversos sectores de la explanada para saludar y bendecir a los presentes, Francisco empezó su catequesis, dedicada a la Eucaristía, “memorial de la Pascua del Señor, en el que Cristo se hace misteriosamente presente y nosotros podemos participar en su pasión, muerte y resurrección”.

“Así, la Eucaristía nos configura de modo único y profundo con Jesús, renovando nuestro corazón, nuestra existencia y nuestra relación con Él y con los hermanos, y nos hace pregustar la comunión con el Padre en el banquete del Reino de los cielos”, subrayó.

El Santo Padre dirigió nuevamente un pensamiento especial a tantas personas, hermanos y hermanas, que sufren las consecuencias de tanta lluvia en las zonas italianas de Toscana y de Roma, alentando a la cercanía con solidaridad y amor. Luego explicó que, debido precisamente a la lluvia, los enfermos se encontraban reunidos en el Aula Pablo VI, desde donde podían seguir la audiencia a través de una pantalla, y que antes de llegar a la Plaza de San Pedro había pasado a saludarlos.

Eucaristía, agradecimiento y comunión. También en sus saludos a los peregrinos provenientes de países de otras lenguas, el Obispo de Roma alentó a la participación activa en la liturgia y a la acción de gracias al Señor por el don de la Eucaristía, apreciando todo su valor y riqueza.

Haciendo hincapié en que cada paso de nuestra peregrinación y todo camino auténtico de fe, de comunión y de testimonio brota del Sacramento de la Eucaristía, el Papa reiteró que nunca será suficiente nuestra gratitud al Señor por el don de sí mismo.

Y exhortando a crecer cada vez más en el amor y en la adoración de la Eucaristía, para que este Sacramento pueda seguir plasmando las comunidades en la caridad y en la comunión según el corazón del Padre, Francisco reiteró que Jesús nos habla en el Misterio de la Eucaristía y cada vez nos recuerda que seguirlo quiere decir salir de nosotros mismos y hacer de nuestra vida un don a Él y a los hermanos.

Entre los peregrinos polacos, el Papa saludó de corazón a los Obispos representantes de la Conferencia Episcopal de Polonia en visita ad limina apostolorum. A estos queridos hermanos les pidió que lleven su saludo a los sacerdotes, a los religiosos y a las religiosas, así como a los fieles laicos y a todo el pueblo polaco. Asegurando sus oraciones, Francisco volvió a pedir que se rece por él y por su misión petrina.

Después de dar su cordial bienvenida también a los Obispos que participan en el encuentro promovido por la Comunidad de San Egidio y a los sacerdotes que están desarrollando una semana de estudio sobre la formación humana de los candidatos al sacerdocio, organizada por la Pontificia Universidad de la Santa Cruz, el Santo Padre deseó que su visita a la tumba de Pedro sea ocasión propicia para un renovado compromiso misionero en el anuncio del Evangelio, en especial hacia los últimos y los pobres. A todos deseó que este encuentro fortalezca la fe, haga crecer la esperanza e impulse la caridad.

Antes del rezo y bendición final, dirigiendo un pensamiento especial a los jóvenes, a los enfermos y a los recién casados, el Papa recordó que esta audiencia general coincidía con la memoria de Santa Águeda, virgen y mártir. Deseando que su virtud heroica impulse en los queridos jóvenes - en particular en los alumnos de la Escuelas de la Congregación de San Juan Bautista - poder comprender la importancia de la pureza y de la virginidad. Que ayude a los queridos enfermos a aceptar la cruz en unión espiritual con el corazón de Cristo y que aliente a los queridos recién casados a comprender el papel de la mujer en la vida familiar.

aica.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Artículo de la semana:

La ausente del Siglo XXI: La Voluntad

El siglo pasado estuvo lleno de vicisitudes y guerras. La voluntad y la reflexión constituyeron columnas vertebrales en las generaciones q...

Traductor

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *