martes, 20 de octubre de 2015

Nació con 23 semanas, una semana antes del límite permitido para abortar, y ha salido adelante


A pesar de que los médicos les daban sólo un 1% por ciento de probabilidades de sobrevivir, milagrosamente la pequeña Tiny ha logrado salir adelante tras permanecer cuatro meses en la unidad de cuidados neonatales. Hoy tiene 8 meses, aunque su peso es el de una niña de 4.

Su madre, Sadie Cratchley, sufrió una hemorragia y se puso de parto a las 23 semanas de gestación, una semana antes del límite permitido para abortar en el Reino Unido, un hecho que vuelve a reabrir el debate sobre el límite establecido para considerar que una vida es viable o no.

Los bebés prematuros tienen mayor riesgo de sufrir infecciones, problemas neurológicos, sordera, ceguera, problemas de retraso intelectual e incluso de no sobrevivir. De hecho, todavía se desconocen las secuelas que pueden haber quedado en Tiny debido a su prematuridad, pero su evolución es muy alentadora.

Cuando nació pesaba sólo 544 gramos y cabía dentro de la palma de una mano. Permaneció 11 semanas con respirador, pasó por una cirugía ocular con láser y estuvo conectada a numerosos tubos y cables que controlaban en todo momento sus signos vitales. Una situación muy dura para cualquier padre, la de ver a su hijo luchando con todas sus fuerzas por superar cada día. Pero mereció la pena. Contra todo pronóstico, la pequeña ha conseguido sobrevivir.

Vía | Daily Mail
Foto | iStockphoto
En Bebés y más

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Artículo de la semana:

¿Pasa el tiempo y no recibes lo que esperas?

DIOS DESEA QUE LE CREAS Aunque no veas ninguna posibilidad, aunque veas que todo se ha ido cuesta abajo, aunque veas que los recursos que ...

Traductor

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *