martes, 20 de octubre de 2015

Nació con 23 semanas, una semana antes del límite permitido para abortar, y ha salido adelante


A pesar de que los médicos les daban sólo un 1% por ciento de probabilidades de sobrevivir, milagrosamente la pequeña Tiny ha logrado salir adelante tras permanecer cuatro meses en la unidad de cuidados neonatales. Hoy tiene 8 meses, aunque su peso es el de una niña de 4.

Su madre, Sadie Cratchley, sufrió una hemorragia y se puso de parto a las 23 semanas de gestación, una semana antes del límite permitido para abortar en el Reino Unido, un hecho que vuelve a reabrir el debate sobre el límite establecido para considerar que una vida es viable o no.

Los bebés prematuros tienen mayor riesgo de sufrir infecciones, problemas neurológicos, sordera, ceguera, problemas de retraso intelectual e incluso de no sobrevivir. De hecho, todavía se desconocen las secuelas que pueden haber quedado en Tiny debido a su prematuridad, pero su evolución es muy alentadora.

Cuando nació pesaba sólo 544 gramos y cabía dentro de la palma de una mano. Permaneció 11 semanas con respirador, pasó por una cirugía ocular con láser y estuvo conectada a numerosos tubos y cables que controlaban en todo momento sus signos vitales. Una situación muy dura para cualquier padre, la de ver a su hijo luchando con todas sus fuerzas por superar cada día. Pero mereció la pena. Contra todo pronóstico, la pequeña ha conseguido sobrevivir.

Vía | Daily Mail
Foto | iStockphoto
En Bebés y más

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Artículo de la semana:

La ausente del Siglo XXI: La Voluntad

El siglo pasado estuvo lleno de vicisitudes y guerras. La voluntad y la reflexión constituyeron columnas vertebrales en las generaciones q...

Traductor

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *