domingo, 4 de diciembre de 2011

El Evangelio comienza con la conversión

2º Domingo de Adviento

Evangelio: Marcos 1, 1-8

Comienza el Evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios. Está escrito en el profeta Isaías: Yo envío mi mensajero delante de ti para que te prepare el camino. Una voz grita en el desierto: "Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos." Juan bautizaba en el desierto; predicaba que se convirtieran y se bautizaran, para que se les perdonasen los pecados. Acudía la gente de Judea y de Jerusalén, confesaban sus pecados, y él los bautizaba en el Jordán. Juan iba vestido de piel de camello, con una correa de cuero a la cintura, y se alimentaba de saltamontes y miel silvestre. Y proclamaba: "Detrás de mí viene el que puede más que yo, y yo no merezco agacharme para desatarle las sandalias. Yo os he bautizado con agua, pero él os bautizará con Espíritu Santo."

EL EVANGELIO COMIENZA CON LA CONVERSIÓN

Dicen que Santa Teresa de Jesús encontraba a menudo dificultades en rezar el Padrenuestro porque no podía pasar de la primera palabra: le fascinaba tanto poder llamar a Dios “Padre” que en el solo decir la palabra encontraba gran gozo y reposo del espíritu.

¿Podemos igualmente encontrar a Dios ya desde la primera frase del Evangelio? La acabamos de escuchar: “Comienza el Evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios”. Esta frase que abre el relato del evangelista San Marcos podría parecer una mera presentación o título, algo necesario para empezar un escrito o un discurso. Pero podemos descubrir en ella una sencilla proclamación un mensaje más profundo: Comienza el Evangelio. ¿Dónde y cómo comienza en cada persona el Evangelio?

El Evangelio no es un libro (entiéndaseme bien); es un mensaje vivo, operante. Es un principio activo, usando una terminología más propia de un farmacéutico, ya que de una medicina se trata, ciertamente. El Evangelio es el medicamento indicado para el corazón inquieto de todo hombre. Por eso, hemos oído en la lectura del profeta Isaías: “hablad al corazón de Jerusalén”. ¿Dónde comienza el Evangelio? En el corazón. Cuando un corazón se abre a Dios, comienza en esa persona a operar el Evangelio de Jesucristo, el Hijo de Dios.

Y ¿cómo comienza? Con un acontecimiento muy personal e íntimo que se llama conversión. La conversión, predicada por Juan el Bautista como una preparación del camino por el que ha de llegar el Señor, es la condición “sine qua non” para comprender y vivir el Evangelio. Si no hay conversión, no puede haber evangelio. Sin la disposición humilde a cambiar y aceptar la Palabra de Dios, no habrá nunca Evangelio, o sea, advenimiento de esa Palabra.

“Padre, demuéstreme que Dios existe, porque hasta ahora nadie lo ha conseguido”. Al que así - o de modo similar - se me ha dirigido alguna vez, le he contestado sin vacilar: “No esperes entonces que yo lo consiga”. Porque es imposible abrir el cerrojo de un corazón que no muestra disposición alguna a la conversión. Este cerrojo cierra también la inteligencia a la sencillez del Evangelio. De ahí que Juan Pablo II recordara a menudo a los jóvenes que si encontraban dificultades para aceptar la fe, miraran primero si estaban esforzándose por cumplir los mandamientos. El Evangelio comienza en el corazón, el Evangelio comienza con la conversión del corazón. La gracia de Dios lo puede todo y hay que pedir a Dios para todos la gracia de la conversión. Porque, según nos ha recordado San Pedro en su segunda carta, Dios quiere “que todos se conviertan”.

No se trata de ser muy listos, sino de ser muy humildes. La inteligencia en las cosas de la fe seguirá al reconocimiento humilde y sincero de las miserias y carencias del corazón. El bautismo de Juan conducirá al bautismo de Jesús, es decir, abierto el cerrojo del corazón, podrá arribar la luz del Evangelio.

¿Difícil? No con María.

P. Mario Ortega
En la barca de Pedro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Artículo de la semana:

Nació con 23 semanas, una semana antes del límite permitido para abortar, y ha salido adelante

A pesar de que los médicos les daban sólo un 1% por ciento de probabilidades de sobrevivir, milagrosamente la pequeña Tiny ha logrado sal...

Traductor

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *