miércoles, 15 de julio de 2009

15 de Julio: San Buenaventura

Nació en el año 1221 en Bagnoreggio, pueblo de Toscana, y se llamaba Juan de Fidanza. Siendo muy niño enfermó con tal gravedad que los médicos lo desahuciaron, y su madre acudió a san Francisco, quien arrimó a su corazón al niño de cuatro años. El pobrecito de Asís, con el pequeño Juan en brazos, exclamó: “¡Buena ventura! ¡Éxito!” Por tal motivo, el pequeño Juan, pronto restablecido, sería llamado posteriormente Buenaventura; la palabra del santo de Asís se cumplió, pues Juan llevó la buena ventura no sólo a la orden, sino a la Iglesia y a toda su época.


Estudió en la universidad de París; más tarde ejerció como profesor en ella durante una década. En 1257 fue nombrado general de la orden franciscana. Se lo conocía como brillante escolástico y notable místico. A sus clases, famosas por la profundidad de su saber y su clara exposición, concurría gran cantidad de alumnos de todos los lugares para aprender de ese genial franciscano, sereno y alegre, que hablaba de la unión del alma con Dios.

Siguiendo los pasos del Poverello, convertía a los descreídos. Era célebre su elocuencia poética. Tuvo por lema: “Amad a todos los hombres en Cristo; así seréis amables con todos”. Llamaba ciencia afectiva a la teología, en la que toma parte el corazón aliándose con la inteligencia.

Gregorio X lo nombró cardenal y obispo de Albano. Lo retuvo a su lado para la preparación del segundo concilio ecuménico de Lyón, reunido con el fin de tratar la unificación de la Iglesia griega con la Iglesia romana.

De acuerdo con santo Tomás de Aquino, defendió la vida de perfección que debía regir en el monasterio. Buenaventura redactó al respecto una especie de documento titulado Apología de los pobres en el que especifica todo lo referente a los votos religiosos: disciplina, obediencia, pobreza. Y dispuso que los franciscanos recitaran diariamente tres avemarías al sonido de las campanas del ángelus, para honrar el misterio de la encarnación.

Escribió numerosas obras. Entre ellas merecen destacarse los comentarios de la Biblia y a las sentencias de Pedro Lombardo, y las tituladas Sobre la perfección evangélica, La línea de la vida, Los tres caminos, etcétera.

Fecha célebre la del 7 de mayo de 1274, día de la apertura del concilio por el cardenal Buenaventura, quien logró la alianza entre Oriente y Occidente. Pero las fuerzas lo abandonaron a los pocos días de finalizada la asamblea. Y el 15 de julio del mismo año la Iglesia perdía a uno de los más grandes espíritus de la época. El papa mismo lo asistió en su muerte y todo el concilio ecuménico concurrió a sus funerales.

Otros Santos cuya fiesta se celebra hoy: Santos: Agripino, Segundo, Máximo, Vito, Modesto, Crescencia, Ciriaco, Antíoco, mártires; Bladimiro, Regisvinda, Pompilio María Pirroti, Everardo, Felicísimo, confesores; Terencio, Félix, Jacobo, obispos; Gumberto, abad.

iglesia.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Artículo de la semana:

¿Estás ocupada?

Mientras te levantabas esta mañana, yo te observaba. Esperaba que me hablaras, aunque fuesen unas cuantas palabras, preguntando mi opinión...

Traductor

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *